La prohibición, -esperemos que por poco tiempo-, del uso de drones con fines comerciales o profesionales en España, o cómo intentar ponerle puertas al aire

dronIgnacio Durán Boo, responsable de innovación y oferta estratégica en el ámbito de la información geográfica en Informática El Corte Inglés.

Tras una reunión de trabajo con el fin de analizar cómo poder utilizar drones en diversos proyectos, y especialmente para enterarme de si está tecnología resulta válida para capturar imágenes destinadas a elaborar cartografía catastral, me entero que su uso con fines profesionales o comerciales sin autorización “es ilegal y está sujeto a la imposición de las correspondientes sanciones”.

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) española, que depende del Ministerio de Fomento, acaba de publicar una nota de prensa en la que dice cosas tan interesantes como estas:

“…, no está permitido, y nunca lo ha estado, el uso de aeronaves pilotadas por control remoto con fines comerciales o profesionales, para realizar actividades consideradas trabajos aéreos, como la fotogrametría, agricultura inteligente (detectar en una finca aquellas plantas específicas que necesitarían de una intervención, como riego, fumigación, para optimizar el cultivo), reportajes gráficos de todo tipo, inspección de líneas de alta tensión, ferroviarias, vigilancia de fronteras, detección de incendios forestales, reconocimiento de los lugares afectados por catástrofes naturales para dirigir las ayudas adecuadamente, etc.”.

El uso de drones sólo puede realizarse con fines deportivos o de recreo, “en las zonas habilitadas para ello conforme a la normativa que regula las actividades de aeromodelismo.”

Volar drones fuera de estas zonas o con fines comerciales o profesionales, “requiere autorización por parte de AESA, y hasta que no esté aprobada la nueva normativa específica que regule el uso de este tipo de aparatos, AESA no puede emitir dichas autorizaciones porque carece de base legal para ello. Por tanto, utilizar drones para la realización de este tipo de trabajos con fines profesionales o comerciales sin autorización es ilegal y está sujeto a la imposición de las correspondientes sanciones”.

Obviamente, esta prohibición “incluye tanto la realización de ese tipo de trabajos por cuenta de terceros como por cuenta propia con carácter privado.”

Esta situación, que no afecta a usos militares ni a vuelos en recintos totalmente cerrados, se mantendrá hasta que se elabore la correspondiente normativa, probablemente un Real Decreto, que regule el uso de los drones, incluyendo una “clasificación de estas aeronaves, especificando qué categorías quedarán exentas de disponer de matrícula y certificado de aeronavegabilidad y estableciendo los requisitos para la certificación de las que lo requieran, así como para su fabricación, mantenimiento y operación, y para su acceso al espacio aéreo, determinando en particular en qué lugares y bajo qué condiciones podrán volar, y las medidas de seguridad específicas que puedan requerirse en cada uno de esos lugares”.

Mientras tanto, solo se autorizarán puntualmente “vuelos de desarrollo o de demostración, así como para los vuelos requeridos para la certificación de estas aeronaves”.

En definitiva, que mientras las autoridades regulatorias regulan, la actividad se prohibe. Es decir, que no pueden usarse drones en las soluciones que ofrecemos a nuestros clientes en España (y sólo en España).

Es un hecho el uso creciente y descontrolado de drones. Cada vez los vemos más volando sobre manifestaciones, campos de futbol o todo tipo de aglomeraciones humanas, y supongo que a las autoridades de AESA les preocupa un posible incidente que genere responsabilidades civiles o penales, que puedan finalmente repercutirse de forma subsidiaria sobre el órgano de la Administración que regula la actividad. Esta, y la ausencia de una normativa europea que finalmente existirá, parece ser la única causa real que justifica esta prohibición, que esperemos no se prolongue más allá de lo estrictamente necesario.

Por cierto, y para finalizar respondiendo a lo indicado en el inicio de este comentario: dicen los expertos consultados que las imágenes capturadas desde los drones comerciales actualmente disponibles no permiten, salvo que se asuman costes tan elevados que lo hacen inviable, obtener imágenes con la suficiente calidad como para ser utilizadas en la elaboración de la cartografía catastral. Sin embargo, son perfectamente útiles para muchas de las otras funciones “prohibidas” antes citadas: “agricultura, reportajes gráficos de todo tipo, inspección de líneas de alta tensión, ferroviarias, carreteras, vigilancia, detección de incendios forestales, reconocimiento de los lugares afectados por catástrofes naturales, etc.”. Este parece ser por ahora el “estado del arte”.

4 pensamientos en “La prohibición, -esperemos que por poco tiempo-, del uso de drones con fines comerciales o profesionales en España, o cómo intentar ponerle puertas al aire

  1. Pingback: “Permiso de vuelo” para los drones: el Gobierno define los criterios para su uso profesional | innovacionactiva

  2. Pingback: DRONES, una nueva era | Bonapashot

  3. Pingback: Bonapassa Fotografia – DRONES, una nova era

  4. Pingback: Bonapassa Fotografia – DRONES, una nueva era

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s