Agilidad en la nube de la mano de las DevOps

cloud_01Rubén Ruiz Sánchez

Los analistas de mercado hace tiempo que advertían que la tecnología cloud y su poder transformador habían llegado para quedarse, y hoy en día la pregunta no es qué es la nube, ni siquiera si subirse o no a la nube, sino cómo debo subir y quién debe acompañarme en un escenario complejo donde el futuro muy cercano será el consumo de servicios en la nube de varios proveedores y no de uno solo, conformando un escenario híbrido.

Uno de los mayores reclamos que el cloud computing está utilizando es la agilidad que proporciona a las organizaciones. Las soluciones cloud permiten a la empresa llegar antes al mercado y en mejores condiciones que la competencia (o en el peor de los casos en las mismas), pero es necesario entender que no sólo se trata de cambiar de “hoster” o de apuntarse al correo en la nube para convertirse en una empresa “cloud-ready” que aprovecha todo el potencial transformador que la nube nos brinda.

Muchos de los grandes players del mercado, sobre todo los que trabajan más cerca del IaaS, utilizan este reclamo junto con los beneficios económicos para comercializar sus servicios. Pero, ¿es un IaaS todo lo que necesito para ser ágil y económicamente eficiente en la nube?

Pensemos en el siguiente escenario: un responsable de tecnología decide mover determinadas cargas de trabajo de su CPD actual a uno o varios servicios cloud IaaS. Es posible que a corto plazo obtenga un beneficio económico y, también muy probable, que sea capaz de aumentar el nivel de servicio y seguridad de las aplicaciones que soporta por el mero hecho del cambio a IaaS, pero de momento aunque ya estamos “en el cloud” poco ha cambiado para el resto de la organización. Seguimos lejos de la promesa de la nube y de su agilidad para el negocio.

Siguiendo con el ejemplo, gracias a la nube la organización dispone de recursos tecnológicos ilimitados (cpu, memoria, almacenamiento y red) y podría, por ejemplo, levantar 150 máquinas para realizar un complejo cálculo matemático o una campaña de marketing de forma puntual, y pagar sólo por el tiempo que ha estado utilizando dichos recursos, toda una proeza comparado con nuestro CPD convencional. Si bien cualquier proveedor actual permite un acceso a la API de su servicio IaaS, y nos permitiría tener las 150 máquinas funcionando en cuestión de minutos, no es tan sencillo el trabajo que queda por parte de la empresa a partir de ese punto: realizar el despliegue del software en todos los nodos, verificar que todos los servidores ejecutan la misma versión del software, poder apagar el sistema durante la noche para ahorrar costes y arrancarlo a la mañana siguiente, y un sin fin de problemáticas que surgen alrededor del desarrollo de aplicaciones y su operación o explotación, que es lo que se conoce como las DevOps. Las herramientas de DevOps permiten automatizar los procesos de gestión de la infraestructura desde un punto de vista de la aplicación, y se encargan de ocultar y agilizar las tareas de despliegue, gestión de versiones software y middleware, gestión de la infraestructura cloud multi-proveedor y colaboración entre equipos de operación de sistemas y desarrollo.

Adicionalmente, el Cloud Testing presenta importantes ventajas asociadas a los gastos en licencias e infraestructura, especialmente en la realización de pruebas de rendimiento, en las cuales la carga se inyecta desde servidores en cloud.

Por tanto, es necesario comprender e instaurar las DevOps para realmente poder sacar todo el provecho de la tecnología cloud IaaS y ponerla a disposición del negocio.

Desde Informática El Corte Inglés entendemos que la cadena de valor de negocio se encuentra a nivel de aplicación y proceso empresarial. En la medida en la que las empresas sean capaces de automatizar y dar soporte de forma rápida a los requisitos de las áreas de negocio estaremos apoyando a la transformación de la empresa, que es la verdadera esencia del cloud computing.

Un pensamiento en “Agilidad en la nube de la mano de las DevOps

  1. La nube permite que tengamos toda la información importante en ella sin riesgo a que la perdamos a no ser que haya un apagón tecnológico a escala mundial. Gracias a ella, los ficheros pueden estar seguros, y lo mejor de todo es que no ocupan espacio físico, sino virtual. Además, la organización en la nube dispone de recursos tecnológicos ilimitados. Sin duda, todo son ventajas por lo que merece la pena utilizarla. Un saludo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s