El valor del crowdsourcing como canal de actualización de la información geográfica y catastral

crowdsourcing en el catastro

Ignacio Durán Boo, responsable de innovación y oferta estratégica en el ámbito de la información geográfica y Catastro en Informática El Corte Inglés.

En la web ITProPortal se publicó en marzo de este año un post de Paul Cooper que platea la relación entre crowdsourcing y Big Data, dos tecnologías que, en su opinión, se enfrentarán en una próxima batalla en la que se decidirá cuál de ellas liderará la actualización de grandes bases de datos, con especial atención a la información geográfica. El autor se decanta a favor del crowdsourcing, y ve reforzada su opinión con los votos de sus lectores (sólo 35% se manifiesta a favor del Big Data) que ven más futuro en la tecnología basada en la participación activa de los ciudadanos como creadores de datos, que en el Big Data, al que describe como una tecnología inmadura, poco concreta y escasamente fiable.

Como ejemplos de esta lucha cita el enfrentamiento dirigido por la Universidad de Colorado en el que se propuso la creación del mapa de cráteres de la luna a dos equipos diferentes. Por un lado, a un equipo de expertos profesionales de la NASA, y por otro a miles de  aficionados que exploraron el satélite con sus telescopios. ¿El resultado?: ambos equipos obtuvieron cifras estadísticamente similares.

Como otros ejemplo de crowdsourcing aplicados a la actualización de la información geográfica cita también los casos de Bostón, Londres o Australia, donde los ciudadanos contribuyen a geolocalizar e informar con sus teléfonos móviles sobre servicios públicos en mal estado, con soluciones parecidas a las que ya existen en varias ciudades españolas.

En una línea similar, el Servicio Geológico de los Estados Unidos, equivalente en estas funciones al IGN español, acaba de hacer un llamamiento a nivel global para que ciudadanos de todo el mundo contribuyan a crear bases de datos sobre terremotos, aportando y comunicando información inmediata  a través de sus teléfonos móviles, utilizando las herramienta “Tweet Earthquake Dispatch” y “Did you feel it? (¿lo sentiste?), también sobre deslizamientos de tierras con la herramienta “Did You See It?” (¿lo viste?) y sobre erupciones volcánicas con la aplicación “Is Ash Falling?” (¿está cayendo ceniza?).

En relación con esta cuestión, que pone de manifiesto el gran valor de la información geográfica obtenida directamente por los ciudadanos, aporta una valiosa opinión el reciente trabajo publicado por un grupo de expertos de instituciones catastrales suizas titulado “Más allá de los límites. Reflexiones, visiones y expectativas para un futuro catastro dinámico” (pdf, inglés), en el que se entra directamente a predecir cuál será en el futuro el papel de los ciudadanos en el mantenimiento directo de la información catastral, con frases como las siguientes:

“Uno de los principales retos que hay que afrontar en el futuro se refiere a la integración de la población como partes interesadas en el sistema catastral. La solución no será ni obvia ni fácil. Inicialmente, la respuesta será la de hacer que la gente aporte sus comentarios …… para que su contribución puede ser claramente beneficiosa para los demás”.

“….las personas pueden participar efectivamente en una manera positiva en el progreso de los sistemas dinámicos de información social en el Catastro”.

“Siempre se puede pedir información sobre errores en los levantamientos catastrales antes de iniciar una fase más activa de la creación de objetos virtuales. El camino que se toma tendría que ser a la vez experimental y ser regido por una estructura legal adecuada. Esta combinación de la experimentación y el marco legal debe facilitar la adquisición de conocimientos suficientes para permitir el avance hacia un sistema altamente dinámico”.

“Sin duda, será necesario crear un nuevo servicio de asesoramiento para los usuarios a nivel de las autoridades responsables del sistema catastral con el fin de apoyar el suministro de información por parte de los ciudadanos ….. para verificar la autenticidad y validar los cambios, e identificar cualquier disposición deliberada de desinformación y de actos similares, y por lo tanto para asegurar la recepción de entrada útil de información y la gestión eficiente de los problemas identificados”.

Coincido plenamente con la idea de que la extensión del uso de smartphones y tablets, y la paulatina mejora de las herramientas GNSS que incorporan, junto con las ya muy potentes cámaras de fotos, permitirá definir canales específicos de remisión al Catastro de información que será muy valiosa para su permanente actualización. De hecho, tecnológicamente ya podría hacerse con los dispositivos actuales.

Pero también coincido en que previamente será necesario revisar en profundidad la propia normativa y los actuales procedimientos catastrales, si se quiere garantizar la calidad del dato catastral y la seguridad jurídica de los ciudadanos. Esta no debe ser una vía para que lleguen al Catastro datos incorrectos o presentados por personas que no son bien identificadas, en términos de administración electrónica. Sólo de esta forma podrá hacerse realmente útil la tecnología, protegiendo al mismo tiempo la presunción legal de validez del dato catastral y su importante función social.

Un pensamiento en “El valor del crowdsourcing como canal de actualización de la información geográfica y catastral

  1. Pingback: ¿Será la normativa geográfica y catastral del futuro sólo un conjunto de algoritmos? | innovacionactiva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s