¿Smart Cities o Smart Citizens?

smartcitizens_iecisaBLOGInmaculada Cima Juliá.

Es curioso ver cómo no paramos de repetir los mismos errores una y otra vez. Hace unos años, en el centro de cualquier diagrama empresarial, se ponía el nombre de la empresa y alrededor dibujábamos a los clientes, proveedores, empleados, competencia, etc. Con el tiempo nos dimos cuenta que la clave del éxito era el cliente y que él era justamente el que debía ocupar el centro de cualquier diagrama, decisión o razonamiento. El cliente es siempre nuestro principal stakeholder, como parte interesada del entorno de la empresa, y el que nos guía hacía dónde debemos ir. Cualquier estrategia, por muy inteligente y global que sea, está abocada al fracaso sin tenerle en cuenta.

El mismo razonamiento puede ser trasladado al entorno de las ciudades. Simplificando, podemos asimilar las empresas a ayuntamientos, los clientes a ciudadanos y los proveedores a las empresas proveedoras de servicios, pero con una diferencia añadida, y es que, cada cuatro años, los ciudadanos tienen potestad de elegir a sus representantes en los órganos de gobierno de las ciudades. En el fondo, el ciudadano no sólo es un cliente de la ciudad sino que forma parte también de su accionariado, de la propiedad.

Cuántas conversaciones, debates y foros se han producido hablando de smart cities en los que apenas se ha nombrado al ciudadano. Hemos hablado mucho de sostenibilidad, de plataformas, de soluciones verticales, concesionarios, eficiencia energética y medioambiental, tecnología a aplicar, sensores, big data, open data, interoperabilidad, transparencia, etc. pero, ¿y el ciudadano? Como hemos visto antes, se habla de las ciudades como si fueran empresas y no lo son, son algo muy distinto que están sujetas a cambios sociales impulsados por sus propietarios, los ciudadanos.

El ciudadano, nuestro stakeholder principal, el de las administraciones y el de las empresas que estamos en este mercado, nos exige una gobernanza inteligente en la que pueda participar de forma activa y tener información de la ciudad con celeridad y transparencia. Todas nuestras políticas de ciudad y nuestras herramientas de Smart City, tienen que tener al ciudadano en nuestro punto de mira.

Nuestra sociedad ha cambiado. Ya no es una sociedad pasiva sino que, gracias a la tecnología, está al día de lo que ocurre en cualquier parte del mundo, es capaz de crear alianzas sociales en red a nivel mundial, se espabila para crear fenómenos como los de Uber, BlaBlacar, Airbnb en el campo del transporte y el turismo, altera el sistema de inversión tradicional a través del crowdfunding, etc. No podemos dar la espalda a esta realidad ya que lo que está claro es que ha llegado para quedarse y la nueva generación que está entrando, los millennials, ya lo llevan integrado en su ADN.

En nuestras smart cities, ciudadano sí y tecnología también. La inteligente combinación de ambas cosas es la que nos llevará a nuevas formas de información, comunicación y  participación para conseguir unas ciudades más eficientes, sostenibles, flexibles y en constante evolución.

 

Un pensamiento en “¿Smart Cities o Smart Citizens?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s