Sistemas hiperconvergentes o cómo hacer fácil lo difícil

hiperconvergencia_iecisaBLOGJavier Pérez García, Desarrollo de negocio Infraestructuras TI de Informática El Corte Inglés

Hablar de Hiperconvergencia implica poner en valor el papel que desempeña el software dentro de todo el entramado de infraestructuras con el que cuenta cualquier organización. El software confiere funcionalidad al hardware, que se comporta, básicamente, como un pool de recursos. Es decir, la Hiperconvergencia se construye a base de tecnologías software que permiten desligar -de un modo efectivo- las capacidades de los sistemas de almacenamiento, red y computación de un hardware específico para llevarlo a un entorno virtualizado y homogéneo y, hacerlo, además, con una reducción significativa de costes de operación.

Sin duda, se trata del camino más corto y a la vez más seguro para alcanzar un entorno virtualizado porque toda la infraestructura descansa sobre un único elemento, sencillo, escalable y estándar. Pero también es el camino más corto y seguro para impulsar la transformación digital, principal prioridad de la agenda del directivo para 2016, por delante de la regulación, el crecimiento, la innovación y la ciberseguridad.

El ABC de la Hiperconvergencia

Un sistema hiperconvergente es una plataforma virtualizada y  preconfigurada que combina el proceso, almacenamiento, redes y software de administración en un único nodo de computación que permite implementar, de manera rápida y sencilla, soluciones de infraestructura integrada para escritorio virtual y carga de trabajo mixta en estancias remotas o locales.

Uno de los argumentos que ganan más peso a la hora de evolucionar los sistemas tradicionales o convergentes a la Hiperconvergencia, es el de la reducción drástica de los costes operacionales, OPEX, porque se minimizan los recursos administrativos, se optimiza el espacio y el almacenamiento pasa a tener una gestión más simplificada. Además, la rápida implementación de estos sistemas, como dicen los expertos, “one click”, ayuda a inclinar la balanza.

Son muchas y diferentes las ventajas que aporta la Hiperconvergencia más allá de las que encierra su propia definición: “infraestructura de sistemas con una software-centric architecture que estrechamente integra recursos de computación, almacenamiento, red, virtualización y otras tecnologías, paquetizadas en una sola capa de servicios ofrecidos por un único proveedor”.

De todas las ventajas que se podrían mencionar cabe destacar la transparencia. Las organizaciones necesitan mayor transparencia en infraestructuras para la continuidad de su negocio. Así lo demanda el cliente, el ciudadano, los usuarios, etc. La transparencia debe estar en el ADN de cualquier organización. Y a partir de ahí, para apostar por la Hiperconvergencia, “nos sobran los motivos”:

  • Resuelve las limitaciones que presentaban otras infraestructuras más complejas
  • Permite ofrecer servicios flexibles de forma más rápida mientras que se opera de manera segura y eficiente
  • Integra en un nodo servidores, redes, almacenamiento y recursos de virtualización
  • Incrementa el rendimiento y capacidad de forma simple
  • Permite afrontar cargas de trabajo cambiantes y acomodarse a nuevos negocios con rapidez
  • Introduce una nueva arquitectura de infraestructura definida por software

Resumiendo sus bondades en pocas líneas, podemos decir que estamos ante un modelo rápido, eficiente y sencillo.

Casos de uso y entornos de aplicación

Cualquier empresa o administración pública buscaría beneficiarse de cualquiera de las ventajas que hemos visto antes, porque no conozco ninguna organización que no valore la eficiencia, la flexibilidad o la rapidez. Sin embargo, existen algunos entornos en los que la Hiperconvergencia aporta aún mayores beneficios. Veamos cuáles son:

  1. Empresas descentralizadas (Sitios remotos) porque permite estandarizar los sistemas TI de diversas oficinas o delegaciones y administrar los sistemas de forma local o central, según convenga.
  2. Líneas de negocio porque ayuda a optimizar los servicios de las aplicaciones, reduce los gastos de TI y simplifica el soporte.
  3. Empresas de mediano porte porque acelera la implementación de la infraestructura, simplifica la administración del sistema y mejora la recuperación ante posibles desastres.

Poner en perspectiva la Hiperconvergencia con datos económicos

Muchos analistas han publicado informes y predicciones en los que se apuntan cifras reales del impacto que este modelo está teniendo y también, en modo vaticinio, qué se espera que suceda en este entorno en los próximos años (basándose, insisto, en cifras reales).

Las previsiones de crecimiento del mercado de sistemas Hiperconvergentes se estiman en 1,6 billones de dólares desde 2015 a 2020, lo que representa más del 32% de los ingresos totales del mercado de sistemas integrados con un incremento anual del 50%.

El mercado de plataformas de Hiperconvergencia está compuesto de fabricantes nativos, fabricantes desarrolladores de software, y fabricantes OEMs, grandes multinacionales fabricantes en su mayoría de hardware a nivel mundial.

Lo cierto es que estos datos avalan la teoría de que la Hiperconvergencia apunta a solventar algunos de los principales retos TI que actualmente se detectan en las organizaciones. Es decir, la necesidad de disminuir el riesgo en la infraestructura y en su gestión, de incrementar la disponibilidad de las aplicaciones críticas del negocio o de reducir el gasto de almacenamiento sin comprometer la integridad, son, hoy por hoy, prioridades en la lista de cualquier CIO. Una lista que también incluye entre sus “quitasueños” el impulso de la agilidad del negocio y el soporte a sus aplicativos.

Ahora bien. Entendiendo el valor de la Hiperconvergencia en sí, quedaría por desvelar una última cuestión, estratégica, además. De toda la oferta que actualmente podemos encontrarnos en el mercado, ¿cuál es la mejor solución posible? Como suele suceder, no siempre entre el blanco y el negro está la respuesta. Las diferentes tonalidades de grises, a veces, tienen mucho más que decir. Quizá, reformular la pregunta nos ayude a desvelar el misterio. Lo que hay que saber entonces, es qué se le debe pedir a una solución, qué elementos le aportan un valor diferencial o qué características deben ser imprescindibles.

Dicho esto, un sistema Hiperconvergente debería probar su capacidad para simplificar la configuración y la administración con sistemas integrados, debería blindar la continuidad del negocio y la disponibilidad de los datos y, además del rápido crecimiento según las necesidades del negocio, el sistema elegido, deberá brindar soporte óptimo de hardware y de software a través de un único proveedor y permitir fácilmente la adopción de nuevas características o tecnologías asociadas a la Hiperconvergencia.

Para terminar, una última recomendación: apoyarnos en un experto en todo este proceso de elección, integración y puesta en marcha es fundamental, no solo para triunfar en la transformación, sino para obtener todas las ventajas que estos sistemas son capaces de aportar. Hacer fácil lo difícil, acreditar no solo experiencia -que también- sino conocimientos a través de certificaciones, mostrar capacidad para innovar y estar cerca del cliente y, en definitiva, saber ponerse en los zapatos del otro, a través de la empatía, la independencia y el respeto. Busca un integrador que sea capaz de proporcionar todo esto y empieza a aplicar las ventajas que, como ves, ofrece la Hiperconvergencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s