Transformación digital educativa: un proyecto de largo recorrido

educacion_TD_iecisaBLOGMiguel Ángel Martínez Guadalajara

Innovación y globalización son dos conceptos de amplio espectro que bien pueden aplicarse a cualquier entorno en el que nos movamos, ya sea en el plano profesional o en el ámbito personal. Innovación y globalización, también son dos variables a tener muy en cuenta en el entorno educativo, un sector que, dicho sea de paso, parece que va recuperando el pulso después de unos años en los que han primado los recortes presupuestarios y la ralentización de proyectos de referencia.

Algunas de las conclusiones que se han sacado de la pasada feria BETT 2015, en la que se reunieron expertos de educación y tecnología para compartir propuestas y dialogar sobre el futuro de la educación, muestran la necesidad de aumentar la integración de la tecnología en las aulas para acceder y generar contenidos educativos, para impulsar la clase conectada o para favorecer el uso de dispositivos que habiliten una educación realmente digital. Todo ello, dibujaba el desarrollo de un avanzado ecosistema de innovación y tecnologías aplicadas a la educación en el que se prevé que estas nuevas tendencias vayan incorporándose a los sistemas educativos en los próximos años.

A nivel mundial muchos países han tomado la iniciativa y han puesto en marcha proyectos globales de digitalización educativa. Australia, Canadá, Corea o Estados Unidos son sus máximos exponentes. Todos ellos han tomado conciencia de la necesidad de trasladar las bondades de la tecnología al entorno de la educación, y han establecido los planes directores adecuados para llevar la teoría a la práctica.

Lo que parece estar claro es que el modelo educativo -digamos- convencional, está obligado a redefinirse poniendo el foco en la tecnología como medio para impulsar y soportar la innovación educativa. Y si, como herramienta, no como fin en sí misma, deberá ser el vehículo que impulse el cambio. Un cambio que necesariamente deberá pasar por el diseño de planes de innovación que marquen la hoja de ruta a seguir, la implantación de metodologías activas de enseñanza y aprendizaje, la creación y compartición de recursos digitales, los entornos virtuales de aprendizaje como canal del proceso educativo, el aprendizaje colaborativo entre iguales en cualquier sitio y lugar, facilitado por dispositivos que todos llevamos en los bolsillos o por soluciones o medios que faciliten el seguimiento de los avances de los alumnos en su día a día, tanto por los profesores como por las propias familias.

Con todo, y con lo que aún está por venir, debemos impulsar la creación de la nueva aula digital en la que convivan recursos físicos y virtuales, con soluciones y contenidos que mejoren, no solo la experiencia del alumno, sino también la de los profesores. El nuevo modelo de enseñanza-aprendizaje, bajo el prisma digital, deberá promover el conocimiento, pero poniendo énfasis en las competencias del ciudadano del siglo XXI. La motivación que la tecnología provoca en los alumnos debe ser aprovechada para el desarrollo de estas nuevas metodologías, la personalización del aprendizaje y a la vez el aprendizaje colaborativo dentro y fuera del aula, permitiendo la apertura al entorno rompiendo las barreras de los espacios físicos. En este nuevo modelo, la información y las experiencias se crean, se desarrollan y se comparten en tiempo real.

En este proceso de innovación educativa los docentes se convierten en agentes de la transformación. El rol del educador evoluciona desde el transmisor de conocimientos hacia el guía y activador de situaciones de aprendizaje. En este sentido se hace necesario gestionar este cambio de forma adecuada con planes de capacitación del profesorado, facilitando el acceso compartido a contenidos y recursos para generar estas situaciones de aprendizaje, creando redes de cooperación y colaboración entre docentes y centros para intercambiar experiencias.  Estamos sin duda, en un momento en el que es necesario re-incentivar a este colectivo que emerge como agente principal de este cambio.

Lo que está claro, y es algo en lo que coinciden todos los expertos, es que el mundo académico debe modernizar su modelo de enseñanza-aprendizaje dotándose de las soluciones y los recursos necesarios para llevar a cabo un profundo cambio de paradigma. Hablamos de una evolución, o más bien, una revolución tangencial que afectará a todos los agentes implicados en el ecosistema educativo: alumnos, docentes, familias,… y en el que la coordinación entre Administraciones también será estratégica para avanzar en la consolidación digital en el ámbito educativo.

La transformación digital en educación demanda servicios de consultoría estratégica que acompañen al proceso de modernización TIC en el entorno educativo, con planes directores que los apoyen y con infraestructuras y equipamiento corporativo adecuados. En todo este proceso evolutivo hay que contar con socios estratégicos que aporten valor y den visibilidad a la innovación. Informática El Corte Inglés, acumula años de experiencia en desarrollar aulas digitales, soluciones que impulsan la capacitación del docente y contenidos educativos y soluciones que facilitan el seguimiento curricular. También, aporta su conocimiento en la gestión de infraestructuras, de escritorios educativos o de la seguridad para que los centros educativos tengan la libertad para hacer lo que realmente deben hacer: enseñar, enseñar a aprender y motivar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s