¿Por qué Big Data es uno de los pilares de la Transformación Digital?

big data y turismoPedro Antón, Director de Estrategia de Turismo en Informática El Corte Inglés

Hay un hecho que viene repitiéndose sistemáticamente en los últimos años: ya nadie habla de bases de datos. Hoy una base de datos de un par de megas, ya es Big Data. La realidad es que el término Big Data forma parte de cualquier conversación sobre tecnología que se precie.

Aunque todavía hay defensores de la selección del dato, lo cierto es que las grandes corporaciones que realmente hacen uso de este tipo de tecnología no eliminan ni un sólo de los datos que pasan por sus manos. Quizá, hoy no le encontremos sentido a esa información, pero ¿y mañana? Por poner un ejemplo, en estos momentos hay más de 1.6 billones de usuarios activos en Facebook, ¿sabe cuántos de sus clientes usan la red social? ¿Conoce la información que publican? ¿Puede imaginarse la cantidad de información que es posible analizar y que aportaría valor a sus unidades de negocio? ¿Sabe que, como norma general, Facebook no borra nada de lo que usted sube a su red?

La parte buena de esta revolución, es que la mayoría de las compañías comienzan a tener claro la necesidad de un repositorio centralizado de datos. Un repositorio que permita, a su organización obtener de un vistazo, al menos, los datos relativos a los sistemas de información propios. La gestión del dato es de vital importancia en las organizaciones actuales, por eso nuevos roles, como el propietario del dato o data owner, empiezan a ser comunes en los departamentos de ¿TI? ¿Negocio?

De acuerdo al Data Warehousing Institute, la mala calidad de los datos, cuesta 600 billones de dólares anuales a las empresas americanas. Y es que, dados los volúmenes de información actuales y el crecimiento previsto de las mismas, es algo donde toda organización debería poner foco.

Tres son las disciplinas que toda compañía debe tener en cuenta para una adecuada gestión de los datos propios.

  1. Se entiende como Data Quality la ciencia de mantener la información consistente, exacta y actualizada y, dada la necesidad de intercambiar información entre diferentes sistemas, así como, de establecer relaciones entre distintos entornos, es vital.
  2. Vinculada a ella, coexiste la gestión del maestro de datos o Master Data Management. Ambas disciplinas se encuentran fuertemente ligadas, posibilitando establecer las políticas de gestión de calidad del dato en el repositorio maestro para que el resto de las aplicaciones dispongan de un repositorio de calidad.
  3. ¿La tercera en discordia? El intercambio fluido de información, uno de los objetivos de la ciencia de datos, conocido como Data Integration.

En muchos casos, la cantidad de información que una organización puede manejar, dista mucho de ser considerada Big Data, pero una vez puestas en marcha las tres disciplinas, dispondremos de la capacidad de incorporar datos de fuentes externas, que puedan complementar los datos que residen en los sistemas de gestión de la corporación.

Como ya hemos dicho en múltiples ocasiones, el verdadero epicentro de la transformación digital es el individuo, y en la Sociedad conectada en que nos encontramos inmersos, el individuo genera tanta información que poder conectarla con las estrategias de las compañías es el auténtico reto de la transformación digital.

Y es en este punto donde las empresas comienzan su transformación digital, agregando el valor de grandes volúmenes de información que también interactúan con el individuo (el cliente), tales como su perfil de LinkedIn, los datos de navegación móvil o  la posición que el GPS del teléfono envía.

Una de las aplicaciones más interesantes que, a este respecto, está abordando la industria turística es la inclusión de radio balizas o beacons en los resorts. Un beacon, el pequeño dispositivo que puede ser tan pequeño como una moneda y que emite una señal por medio de tecnología Bluetooth, puede llegar hasta 50 metros de alcance y sirve para detectar y localizar otros dispositivos, como teléfonos móviles.  Por otro lado, los dispositivos móviles están conectados a una red que el resort provee y la cantidad de información que se registra en una conexión a Internet no es desdeñable. Deje volar su imaginación e imagine el valor de la información que su organización posee cuando conoce los detalles de su reserva (gasto medio, preferencias, entorno personal o familiar, consumos, etc.),  unidos a los del perfil profesional de su cliente (no sea que usted aloje al presidente de una multinacional y nadie en su hotel sea consciente de ello), donde además se agregan datos del entorno físico por el que habitualmente se mueve dentro de sus instalaciones, sin pasar por alto, la capacidad de analizar los gustos y preferencias de la navegación por internet de sus dispositivos.

Para obtener valor de toda esta información, estructurada y no estructurada, necesitará ordenar sus almacenes de información y fusionarlos con otras fuentes de información disponibles en internet. Geoposicione todo ello y ya estará listo para ofrecer a su cliente nuevos servicios, analizando tendencias, prediciendo comportamientos y, en general, poniéndose a su disposición gracias al mejor conocimiento que posee de ellos. Ese será el momento en el que su empresa se encontrará inmersa en un proyecto de Transformación Digital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s